El presidente Alberto Fernández firmó hoy el decreto 249 que promulga la ley modificatoria del Impuesto a las Ganancias, que exime de su pago a 1 millón 267 mil asalariados, entre trabajadores que cobren hasta 150 mil pesos y jubilados que perciben hasta 8 haberes mínimos, lo que permitirá, a través de un esfuerzo fiscal de 48 mil millones de pesos, recomponer el poder adquisitivo de casi el 90 por ciento de ese universo, con el objetivo de reactivar la economía. A su vez, el jefe de Estado lanzó una línea de 87 mil créditos para la refacción y la construcción de viviendas nuevas en todo el país en el marco del programa Casa Propia.

«Es un día importante para el gobierno y para todos nosotros porque estamos poniendo en orden algo de lo que no hablamos tanto en la campaña, pero que sabíamos que teníamos que ordenar. Era poner orden al Impuesto a las Ganancias que afectaba a un montón de gente que simplemente vivía de un salario y que en verdad no tenía la característica de tener fortunas o tener riquezas como para estar pagando Ganancias y silenciosamente trabajamos para que ese impuesto tenga una condición progresiva distinta», señaló Fernández.

La firma tuvo lugar en el marco del lanzamiento de 87 mil créditos para la refacción y la construcción de viviendas nuevas en todo el país, en un acto en el Museo del Bicentenario de la Casa Rosada, donde Fernández estuvo acompañado por el jefe de Gabinete, Santiago Cafiero; los ministros de Desarrollo Territorial y Hábitat, Jorge Ferraresi; y de Interior, Eduardo de Pedro; la vicejefa de Gabinete, Cecilia Todesca; el titular de la Cámara de Diputados, Sergio Massa; y los legisladores Anabel Fernández Sagasti, Cristina Álvarez Rodríguez y Mariano Recalde, además de intendentes del conurbano bonaerense.

El mandatario puntualizó que «dejan de pagar el impuesto 1 millón 267 mil trabajadores y jubilados, lo que representa un beneficio a más del 90 por ciento de las personas asalariadas» y agregó que de esta manera se está dando un gran paso «porque del pago del tributo también se excluye al aguinaldo, porque eliminamos el tope para deducir a los hijos y a las hijas de personas con discapacidades».

Puntualizó que se trata de «un esfuerzo fiscal muy importante que nos significa más de 40 mil millones de pesos, pero también parte de este esfuerzo que el Estado hace dejando de percibir este impuesto lo estamos corrigiendo haciéndole pagar el impuesto a los que más tienen, una nueva reforma que la Cámara de Diputados tiene bajo su tratamiento en ese momento».

En esa dirección, consideró que «estamos haciendo más progresivo el sistema impositivo para que paguen más los que más tienen, paguen menos los que reciben recursos sólo de un salario”. “Me parece que este paso que estamos dando es muy importante en favor de la justicia social», enfatizó.

La vigencia de la ley modificatoria, aprobada por el Senado de la Nación el 8 de abril último con el apoyo de todos los bloques, será retroactiva al 1 de enero de este año, por lo que se devolverán los descuentos ya realizados durante ese mes, febrero, marzo y parte de abril, a quienes corresponda.

La iniciativa excluye del cálculo el pago del aguinaldo e incorpora perspectiva de género ampliando la deducción al concubino o concubina, cualquiera fuera el sexo. Además, exime al personal de salud de pagar el impuesto por horas extras o guardias hasta septiembre próximo a causa de la pandemia por coronavirus, excluye del tributo la provisión de herramientas educativas para los hijos del trabajador y también establece la exención específica para el pago de suplementos particulares del personal militar.

Por otra parte, los trabajadores que tengan ingresos de entre 150 mil y 173 mil pesos deberán abonar el gravamen, pero la AFIP establecerá las deducciones para evitar de esa forma grandes diferencias entre aquellos que tendrán que tributar y los que se encuentran exentos.

Créditos para refacción y construcción de viviendas

«Favorezcamos la construcción de más viviendas, de más arreglos en las casas, porque la construcción sin duda es el gran movilizador de la economía», afirmó el jefe de Estado sobre la línea de 87 mil créditos para la refacción y la construcción de viviendas nuevas en todo el país en el marco del programa Casa Propia.

Fernández destacó la importancia de otorgar estas líneas de créditos «a tasa cero y que la cuota que hay a pagar esté vinculada al crecimiento del salario, ya no a la inflación, ya no al dólar» para «terminar con ese fantasma que muchos argentinos todavía padecen por créditos que se indexan de ese modo».

«Estamos trabajando en favor de los que lo necesitan, de los que trabajan, y de quienes necesitan un auxilio más del Estado para poder avanzar», afirmó.

En el caso de los créditos Casa Propia para refacción, se trata de 65 mil créditos personales que tendrán un plazo de 36 meses y tres meses de gracias. Habrá 40 mil por un monto de 100 mil pesos y otros 25 mil por un monto de 240 mil pesos, con cuotas de 2882 y 6917 pesos, respectivamente.

Mientras que para la construcción de casas nuevas en lote propio se otorgarán 22 mil créditos hipotecarios por un monto máximo de 4 millones de pesos cada uno, con un plazo de hasta 30 años para el pago.

El presidente aseguró que este crédito abre «la posibilidad para mucha gente que le es imposible hoy acceder a construir su casita» y que podrán hacerlo «con su esfuerzo y pagarla con su esfuerzo». «Nosotros lo que queremos desde el Estado es ayudarlos», destacó.

Participaron también del acto el presidente del Banco Hipotecario, Eduardo Elsztain; el titular de la Cámara Argentina de la Construcción, Iván Szczech; y el secretario general de la Unión de Obreros de la Construcción, Gerardo Martínez.

Se conectaron por videoconferencia los gobernadores Axel Kicillof, de Buenos Aires; Gustavo Bordet, de Entre Ríos; Gerardo Morales, de Jujuy; Gerardo Zamora, de Santiago del Estero; Omar Gutiérrez, de Neuquén; Omar Perotti, de Santa Fe; Alicia Kirchner, de Santa Cruz; Arabela Carreras, de Río Negro; Alberto Rodríguez Saá, de San Luis; Sergio Ziliotto, de La Pampa; Gildo Insfrán, de Formosa; Gustavo Valdés, de Corrientes; Gustavo Sáenz, de Salta; Raúl Jalil, de Catamarca; Sergio Uñac, de San Juan; Mariano Arcioni, de Chubut; Gustavo Melella, de Tierra del Fuego; Alberto Rodríguez Saá, de San Luis; Oscar Herrera Ahuad, de Misiones; Rodolfo Suárez, de Mendoza; Ricardo Quintela, de La Rioja; y el vicegobernador de Córdoba, Manuel Calvo.

En el Museo del Bicentenario se encontraban las intendentas Mayra Mendoza, de Quilmes; Mariel Fernández, de Moreno; y Marisa Fassi, de Cañuelas; y los intendentes Andrés Watson, de Florencio Varela; Fernando Espinoza, de La Matanza; Alejandro Granados, de Ezeiza; Gustavo Menéndez, de Merlo; Mario Secco, de Ensenada; Lucas Ghi, de Morón; Alberto Descalzo, de Ituzaingó; Leonardo Nardini, de Malvinas Argentinas; Alejo Chornobroff, de Avellaneda; Ariel Sujarchuk, de Escobar; Federico Achaval, de Pilar; y Fernando Moreira, de San Martín.

En tanto, siguieron el acto de manera virtual los intendentes Juan José Mussi, de Berazategui; Eduardo Campana, de General Villegas; Fabián Cagliardi, de Berisso; Gustavo Posse, de San Isidro; Jorge Macri, de Vicente López; Leonardo Boto, de Luján; Diego Nanni, de Exaltación de la Cruz; Javier Osuna, de General La Heras; Ricardo Curutchet, de Marcos Paz; Jaime Méndez, de San Miguel; Julio Garro, de La Plata; y Blanca Haydeé Cantero, de Presidente Perón.