Se trata de una torre laparoscópica de última generación, que sirve para diversas especialidades quirúrgicas. El aparato logra una cirugía mini-invasiva y acorta los tiempos de la intervención.

El Hospital Central de San Isidro adquirió una torre de laparoscopia, un equipo de última generación para optimizar el área quirúrgica.

El director de Salud del Municipio, Miguel Pereyra, contó que se trata de un aparato moderno para cirugía mini-invasiva en el paciente que sirve para todas las especialidades quirúrgicas, Cirugía General, Ginecología y Urología.

“Otra de las ventajas que tiene este moderno equipo es una visualización espectacular de todos los órganos, gracias a la definición que otorga su cámara. Se logra una intervención práctica y se acortan los tiempos de cirugía. Es una gran adquisición para el hospital”, agregó.