El Municipio ofreció variadas actividades para todos los gustos y edades durante el domingo. Chicos y grandes remontaron barriletes, buscaron un tesoro en los jardines y armaron avioncitos de papel.

El domingo pasado, los niños fueron los grandes protagonistas. El Municipio de San Isidro celebró el Día de la Niñez en los emblemáticos museos del distrito. Los chicos se divirtieron y al mismo tiempo aprendieron con atractivas actividades culturales.

El escenario ideal fue el Museo del Juguete, en Lamadrid 197, Boulogne. Un lugar que permitió desandar el tiempo para reencontrase con juegos antiguos y también de otros países, además de ver sus 600 piezas, de baleros a trompos y muñecos. A esta atractiva propuesta, en este día tan especial para los más pequeños, se sumó una barrileteada. Así, el cielo se llenó de colores, y decenas de chicos remontaron barriletes hechos por ellos y, entre todos, crearon una verdadera obra de arte aérea.

Al mismo tiempo, en el histórico Museo Pueyrredón -Rivera Indarte 48, Acassuso- niños, adolescentes y hasta adultos buscaban un tesoro con todos los condimentos y pistas en los jardines perfumados. Ese lugar mágico en el que ocurrieron hechos trascendentales de la historia, entre ellos, el momento en el cual Juan Martín de Pueyrredón y su amigo José de San Martín planearon el cruce de Los Andes, bajo la sombra de un algarrobo protegido y aún en pie.

“Celebramos este día en estos lugares emblemáticos para que los chicos puedan divertirse y al mismo tiempo aprender con las propuestas culturales. La niñez es un momento único e irrepetible y nosotros tenemos que ayudar para que todos los niños y niñas lo disfruten”, sostuvo Macarena Posse, coordinadora municipal.

Además, valoró que los chicos pudieran regresar a la escuela y también jugar con sus amigos. “Es un sentimiento muy lindo que puedan jugar y no estar encerrados todo el día en sus casas”, indicó.

La tercera sede de los festejos fue la Quinta Los Ombúes, en Adrián Beccar Varela 774, un símbolo de San Isidro. Con sus habitaciones reconvertidas en salas de museo y la restauración de muebles antiguos que pertenecieron a diferentes dueños de la casa, entre los que se destacan Mariquita Sánchez de Thompson y la familia Beccar Varela. Allí, chicos y no tan chicos se animaron a ser ingenieros aeronáuticos. En el patio colonial, en dos mesas llenas de papeles de colores y con instrucciones precisas de especialistas, hicieron avioncitos. Una vez terminados, en tres aros instalados en el jardín, probaron la aerodinámica de las naves, a ver cuán lejos viajaban.

“Nuestros museos tienen actividades que se vinculan con sus guiones, porque nos parece que a través del juego se aprenden muchas cosas. Y con la emoción se van apropiando de estos lugares que no tienen la historia de una ciudad, sino de un país”, señaló Eleonora Jaureguiberry, subsecretaria de Cultura.

También contó que actualmente los museos tienen un aforo de un 70 por ciento, pero adelantó que durante el transcurso de la primavera, “recuperarán su capacidad habitual”.

Los interesados en visitar los museos lo pueden hacer durante los fines de semana. Hay estrictos protocolos sanitarios, uso de tapabocas obligatorio, se toma la temperatura corporal, se sanitizan las manos y se debe mantener la distancia en todo momento. Para más información y reserva de turnos, hay que ingresar en la web de la Comuna.