Familiares de una joven domiciliada en la localidad bonaerense de Castelar se presentaron en la comisaría primera de Moreno para denunciar que la joven que fue asesinada ayer en esa localidad del conurbano y apareció en varios videos difundidos por los medios podría ser su hija. Las imágenes de cámaras de seguridad fueron aportadas por la Municipalidad de Merlo.

La posible víctima del hecho, según los familiares, podría ser una joven llamada Karen Bustamante, de 18 años, aunque el fiscal de la causa, Gabriel López, de la Unidad Funcional de Instrucción 8 de Moreno, procuraba formalizar la identificación.

El fiscal esperaba que la familia de la chica también pueda aportar algún dato para identificar al femicida, que también quedó registrado en varios videos recopilados por los detectives de la Delegación Departamental de Investigaciones Moreno-General Rodríguez y de la comisaría primera fueron recopilando.

La clave de la posible identificación de la víctima estuvo en la difusión de esa serie de videos a través de los cuales los investigadores del femicidio descubrieron que la joven y el asesino se conocían, aunque no se sabe desde cuándo, y que pasaron toda la noche juntos.

«Vinieron de la zona de Merlo, donde estuvieron en un pool del cual los echaron por algún incidente. De ahí se tomaron un colectivo y llegaron al centro de Moreno donde durante varias horas recorrieron distintos bares y pooles», dijo a Télam un investigador judicial.

Desde la Secretaría de Protección Ciudadana de Merlo informaron que detectaron el ingreso de la víctima al distrito en dos oportunidades. Según se observó en el Centro de Monitoreo, el domingo cerca de las 22 la víctima arribó sola al bar “El Trébol”, ubicado en Libertad y Perón, y luego se retiró con un hombre.

Además, las cámaras de seguridad del Municipio captaron a la joven con un hombre en el paso nivel de la calle Libertad, del lado norte de Merlo, en la estación, donde toman el colectivo de la línea “La Perlita” hacia Moreno.

A su vez, los pesquisas policiales tienen un video del interior de uno de esos sitios, el pool «Petra» de Moreno, donde se ve llegar a la pareja, que juegan en una mesa e interactuan allí con dos jóvenes varones, y que luego se retiran.

La mujer llega vestida con calzas negras, una remera blanca con la leyenda «Boston» en letras rojas, una cartera y el cabello recogido y atado con un pañuelo; y el asesino con pantalones oscuros, gorra con visera dada vuelta, un buzo marca Nike y una campera sobre sus hombros.

El caso se descubrió ayer, pasadas las 7 de la mañana, cuando una mujer trans se acercó a la entrada del salón de fiestas abandonado y se encontró el cadáver de la víctima.

Tras un llamado al 911, al lugar arribó personal de la comisaría primera de Moreno y del SAME, y confiormaron que la víctima, de entre 25 y 40 años, yacía muerta y presentaba un fuerte traumatismo de cráneo, signos de estrangulamiento por asfixia mecánica y desfiguración de la cara.

A través de registros fílmicos, los peritos determinaron que la mujer había sido vista junto a un hombre alrededor de las 5 en el jardín del salón de fiestas y, luego de una media hora, se observó al hombre salir solo de ese mismo lugar.

De acuerdo a los médicos, la víctima presentaba también desprendimiento de cuero cabelludo, al tiempo que en la escena del crimen se secuestró una bolsa de arpillera con una baldosa ensangrentada con la que se cree golpearon a la mujer en la cabeza.

También hallaron restos de una botella de vidrio de cerveza, con la que se sospecha que golpearon inicialmente a la mujer para que cayera al suelo, donde continuó el ataque.