La presidenta de AySA, Malena Galmarini, supervisó el avance de obra de la nueva red de agua potable que llevará el servicio a más de 1000 vecinos y vecinas del barrio Estación Boulogne, también conocido como “La Ruedita”, en el partido de San Isidro.

Además, aprovechó la oportunidad para recorrer puerta por puerta y conversar con los vecinos sobre las distintas problemáticas del barrio.

Terminado el recorrido, Galmarini declaró: “Nos encontramos en San Isidro, en “La Ruedita”, un barrio muy chiquitito que está pegado a las vías del ferrocarril. Estamos en ejecutando una obra de agua potable, una red muy esperada por estos vecinos de hace muchísimas décadas. Cuando terminemos, en unos 20 o 30 días continuaremos con la obra de cloaca”.

Estos trabajos van a permitir llegar al 100 por ciento del servicio de agua potable beneficiando todos los vecinos y vecinas del barrio. La obra que fue proyectada y está siendo ejecutada por AySA, fue impulsada por la concejala del Frente de Todos San Isidro, Pupi Durand; y por los referentes políticos, Marcela Durrieu y Sebastián Galmarini.

Mirta, una vecina del barrio, destacó: “Los terrenos nosotros los tuvimos por el Plan Arraigo y en ese momento, Marcela Durrieu nos ayudó a armar las cooperativas y pudimos pagar nuestro boleto de compra-venta. Y aun teniendo todo eso, no conseguimos que se nos haga esa mejora del servicio del agua en el barrio”, y celebró: “Estamos muy contentos, eternamente agradecidos a Pupi y a Malena, por la obra que están haciendo acá. Hace 30 años que venimos pidiendo y ahora se nos hizo realidad”.

José, otro vecino, agradeció: “Gracias a Dios esto va a ser un adelanto grande para el barrio, al margen de todos los problemas que tenemos, el tema del agua es una ayuda muy importante para todos los vecinos”. Por su parte, Roxana agregó: “Agradecemos mucho que hayan venido, que se ocupen del barrio porque también somos ciudadanos de San Isidro. Cuando necesitan los votos cada uno recibe un sobre con el voto en la casa, pero cuando vamos a hacer una gestión a la Municipalidad no existimos. Agradezco que nos hayan escuchado, y a Malena que se esté ocupando del tema del agua”.

La finalización de la obra está estimada para fin de septiembre e implicará la instalación de más de 600 metros de cañería para abastecer a los 155 hogares que conforman el barrio. De esta manera, la gestión de AySA, liderada por Malena Galmarini, reafirma su compromiso de seguir llevando agua potable a más rincones del conurbano bonaerense.

Finalmente, la presidenta de AySA concluyó: “Estuvimos charlando con los vecinos, recepcionando todas sus preocupaciones. Este barrio necesita mucho más, necesitan los pluviales y hacer la calle. Nos comprometimos en hablar con todos los que tengamos que hablar. Estuvimos conversando con ADIF, con el Ministerio de Obras Públicas, vamos a conversar con el Municipio, a ver si ellos también pueden colaborar, y terminar de urbanizar este barrio que se inició hace unos 30 años y todavía está esperando para tener una mejor calidad de vida”.

En la recorrida de la obra, estuvieron presentes por parte de AySA, Luis Sprovieri, secretario del Directorio; Diego Fraga, director Regional Norte; y equipo técnico.