Un oficial de la Policía de la Ciudad mató de 2 balazos a un «motochorro» que intentó robarle sus pertenencias luego de un tiroteo en la localidad bonaerense de Ingeniero Budge, informaron hoy fuentes de la fuerza.

El hecho ocurrió en la noche del lunes, pasadas las 23:30, en la calle José Espronceda, entre Capitán Sarmiento y avenida General Martín Rodríguez, en dicha localidad del partido de Lomas de Zamora, en la zona sur del Gran Buenos Aires.

Voceros de la fuerza informaron a Télam que un oficial de la Policía de la Ciudad, que había cumplido su servicio, regresaba a su casa vestido de civil en un colectivo de la línea 20.

Al descender del transporte, el hombre caminó unos metros en dirección a su vivienda y en esas circunstancias fue sorprendido por 2 motociclistas, uno de los cuales bajó del rodado y lo amenazó con un arma de fuego para que entregara sus pertenencias.

Ante esa situación, el oficial se escondió detrás de un automóvil estacionado en la calle y extrajo su arma reglamentaria, tras lo cual se identificó como policía y le dio la voz de alto al delincuente.

Fuentes policiales informaron que el asaltante comenzó a dispararle al agente, quien repelió la agresión y se originó un breve tiroteo, que concluyó cuando el ladrón, que terminó disparando desde la vereda de enfrente, cayó al suelo malherido luego de recibir 2 impactos de bala.

El enfrentamiento armado, del cual el policía resultó ileso, duró poco más de 10 segundos y quedó registrado por una cámara de seguridad ubicada en la cuadra, que captó la secuencia con claridad.

Tras el asalto y tiroteo, el policía porteño alertó de inmediato al 911, por lo que luego acudieron al lugar efectivos de la fuerza bonaerense.

En tanto, el «motochorro» fue trasladado en una ambulancia del SAME al Hospital Gandulfo, con un impacto de bala en la cabeza y otro en el pecho.

El delincuente, de 28 años, permaneció internado en grave estado hasta que finalmente falleció al mediodía del martes.

A su vez, en la escena del crimen los uniformados secuestraron un revólver Colt calibre 32 con 6 cartuchos en el almacenador, de los cuales cinco estaban servidos, y que tenía en su poder el fallecido.

Por su parte, el policía porteño fue trasladado a la comisaría de Villa Centenario y finalmente fue liberado por disposición de la fiscal Sabrina Marotta, de la Unidad Funcional de Instrucción 5 del Departamento Judicial de Lomas de Zamora, ya que por el momento se entiende que actuó en el marco de una legítima defensa, añadieron las fuentes consultadas.

Por otro lado, la fiscal también dispuso el secuestro del arma reglamentaria del agente y de una serie de medidas tendientes a identificar al conductor de la moto en que la que se desplazaban los delincuentes.