Un ex comisario de la Policía bonaerense fue detenido hoy como acusado del doble crimen del monaguillo Germán Zucarelli y de su tía de 75 años, atacados a balazos el viernes pasado por la noche en la localidad bonaerense de Lanús, informaron fuentes judiciales y policiales.

La detención fue concretada en las últimas horas por detectives de la Delegación Departamental de Investigaciones de Avellaneda-Lanús, en el domicilio del sospechoso.

Voceros judiciales y policiales informaron a Télam que se trata de Adrián Francisco Brulc, de 54 años, exjefe departamental de Almirante Brown, que fue identificado a partir del relevamiento de las cámaras de seguridad, que captó la huida a toda velocidad de un automóvil Volkswagen CrossFox oscuro, desde el cual descendió el autor de los disparos.

En ese marco, los detectives de la Delegación Departamental de Investigaciones obtuvieron el testimonio de un vecino que señaló que el auto se hallaba estacionado en la calle Ginebra al 800 de Villa Fiorito.

El auto, que había sido robado el 20 de enero último en esa localidad, fue localizado luego por personal del Comando Patrulla, que luego lo trasladó a la comisaría quinta de Lomas de Zamora.

Tras hallar el vehículo utilizado por los homicidas, los pesquisas continuaron realizando el análisis de cámaras de seguridad municipales y privadas y comenzaron a seguir el recorrido del conductor, hasta que abandonó el rodado.

Luego detectaron que el sospechoso ingresó a una vivienda situada en la calle Darwin al 1100 de Villa Centenario, partido de Lomas de Zamora, informaron fuentes policiales.

Finalmente, la fiscal María Silvia Bussano, a cargo de la Unidad Funcional de Instrucción 7 de Lanús, dispuso un allanamiento en urgencia en ese domicilio y se aprehendió a Brulc.

El acusado será indagado en las próximas horas por la fiscal Bussano, que calificó la causa como un «doble homicidio agravado por el uso de arma de fuego».

Un jefe policial que participa de la investigación había señalado a esta agencia que el auto utilizado circuló «sin latas», lo que en la jerga de la fuerza significa que los delincuentes tomaron el recaudo de remover las chapas patentes tanto delantera como trasera del vehículo para ir a cometer el doble asesinato.

Los pesquisas ya saben que en el caso aparentemente actuó un solo tirador que se bajó del CrossFox y con un arma calibre 22 efectuó múltiples disparos.

Según los reportes preliminares, Zucarelli, de 46 años, murió como consecuencia de 6 disparos que recibió en la zona del torso, y su tía, Ana Russo, de 75, de al menos otros 4 que le impactaron en el abdomen.

El doble crimen ocurrió alrededor de las 22:30 del viernes pasado en la calle General Pico y General Guido, a unas cuatro cuadras de la comisaría octava del barrio Villa Obrera, del partido de Lanús, en la zona sur del Gran Buenos Aires.

Zucarelli iba caminando junto a su tía cuando ambos fueron atacados a balazos desde una camioneta y casi sin mediar palabra, por lo que cayeron al piso gravemente heridos.

«Todas las hipótesis están abiertas en este momento y están bajo análisis. El móvil no está claro, solo que, por la mecánica del hecho, no aparentaría ser un robo. Todo indica que los fueron a ejecutar», explicó un investigador.

Zucarelli era dueño de una santería, tenía participación activa en la iglesia de su zona, no tenía hijos y residía con sus padres.

El monaguillo falleció la misma noche del ataque y su tía murió el domingo por la tarde tras permanecer un día y medio internada.