Una joven de 22 años y su hijo de 4 fueron hallados asesinados en una vivienda de la localidad bonaerense de Bosques, partido de Florencio Varela, donde otro bebé también fue herido y por el doble crimen aprehendieron a un sospechoso, informaron fuentes judiciales y policiales.

Las víctimas fueron identificadas como Camila Nahir Acosta y Nehuen Valentín, cuyos cuerpos fueron encontrados en la noche del viernes en una casa situada en la calle Lobos al 2800, donde también un bebé de 7 meses fue apuñalado y hoy seguía internado en grave estado.

Fuentes judiciales y policiales informaron a Télam que el hallazgo ocurrió alrededor de las 22 luego de que familiares de la joven fueron a la casa debido a que no respondía a los llamados.
Al ingresar al lugar, uno de los familiares vio la presencia del cuerpo de Acosta y de su hijo de 4 años.

Además, un bebé de la víctima estaba llorando y tenía una herida de arma blanca en el pecho, por lo que fue trasladado de urgencia en un auto particular al Hospital Mi Pueblo, donde esta tarde estaba en terapia intensiva.

Efectivos de la comisaría cuarta de Florencio Varela arribaron al lugar y comenzaron a investigar lo sucedido en busca de testigos.

El médico legista que revisó los cadáveres estableció que ambos tenían signos de ahorcamiento y que el chico tenía golpes en el rostro, añadieron las fuentes.

La fiscal Vanesa Maiola, a cargo de la Unidad Funcional de Instrucción 6 de Florencio Varela, Departamento Judicial Quilmes, dispuso que esta tarde se realicen las autopsias correspondientes para determinar fehacientemente la causa y la data de los decesos.

Es que, según observaron los peritos, hacía unas 12 horas que ambos estaban fallecidos.

En ese marco, la fiscal recibió los informes preliminares de las necropsias y en el caso de Acosta se estableció que sufrió heridas de arma blanca y que fue ahorcada, además de haber sido abusada sexualmente.

Mientras que en el caso del niño se confirmó que fue ahorcado, pero no pudo determinarse aún si también fue víctima de abuso.

En tanto, los pesquisas también buscaban confirmar si el ataque ocurrió en el marco de un intento de abuso sexual que la joven resistió.

Al respecto, los investigadores se entrevistaron con los vecinos y familiares de Acosta y señalaron a un sospechoso que aparentemente había estado en la vivienda hasta las 2 de la madrugada de ayer.

Con esos datos, personal policial aprehendió a un joven, llamado Aníbal Mansilla, de 29 años, tras un allanamiento en el complejo de viviendas de monoblocks conocido como barrio Pepsi, en Florencio Varela.

Los voceros aseguraron que el joven les dijo a los policías que se mandó «un moco» y que no sabía porque lo hizo.

El sospechoso será indagado por la fiscal por el delito de «doble homicidio agravado». La funcionaria judicial procuraba confirmar si el acusado tenía una relación sentimental con la víctima o si solamente eran conocidos, dijeron las fuentes.